Archivo de la etiqueta: Villeneuve

Villeneuve: ¿Por qué esperamos Arrival?

A menos de un mes del estreno de Arrival, es un buen momento para dedicarle algunas palabras a Denis Villeneuve, un canadiense que sacudió el mundo con Incendies en 2010, película que lo habilitaría a filmar tres años después dos historias casi simultáneamente y con elencos integrados por Jake Gyllenhall, Hugh Jackman, Melissa Leo y Melanie Laurent. Seguir leyendo Villeneuve: ¿Por qué esperamos Arrival?

Respirar

Sin la masividad de compatriotas como Depardieu o Cotillard -o la gran belleza gala Eva Green- Mélanie Laurent es una artista que desde hace años recorre una espiral ascendente.

Por nuestra tierra cobró cierta notoriedad en Begginers, junto a Ewan McGregor, pero despertó el interés popular organizando un atentato contra Hitler en Bastardos sin gloria.

Desde hace unos años dejó de ser una joya exclusiva de los franceses y la vemos cada vez más seguido en películas del maistream, lo cual, a pesar de no ser un elogio, hace más accesible la oportunidad de volver encontrarnos con ella.

En 2013 filmó con Denis Villeneuve una adaptación de la excelente novela de Saramago El hombre duplicado, acompañando a Jake Gyllenhaal. Pasó desapercibida. Bien pudo deberse a que ese mismo año el realizador canadiense estrenó La sospecha, que tenía también a Gyllenhaal, a Hugh Jackman, y era algo menos experimental que Enemy.

Quizá no todos estén al tanto: Laurent también canta, y tiene en su haber un corto y tres películas como directora. Respire fue su segundo largometraje.

En 2013 en Cannes, Kechiche dio a conocer al mundo La vida de Adele, que ganaría infinidad de premios en distintos festivales alrededor del mundo. Un año después, en el mismo escenario, se estrena Respire.

Los primeros minutos nos obligan a pensar en otra historia de amor lésbico. Arriesgado, es cierto, porque la vara estaba alta, y repetitivo.

Pero Laurent toma otro camino, uno sinuoso, escasamente transitado. Relata la historia de dos amigas, una insegura, otra extrovertida. Una manipuladora, otra presuntamente enamorada de ella. Aunque no lo sabemos, y no lo sabremos nunca. Y esa es sólo una de las delicias que nos regala Respire.

Tierra de lobos

El peor enemigo de un espectador es la expectativa. Pocas cosas son más decepcionantes que la promesa incumplida de una película amarreta.

Ayer, cuando se anunciaron los nominados al Oscar, apareció Sicario con tres nominaciones. La película de Denis Villeneuve sobre la lucha del gobierno norteamericano contra el narcotráfico pintaba bien. ¿Por qué? Por su trailer, por el recibimiento de la crítica, por el elenco y por el atractivo mismo del cine que hasta ahora nos ha entregado el realizador canadiense

Las nominaciones pertenecen al rubros técnicos, fotografía y música. La última, sobre todo, es genial, imponente y siniestra, al estilo Ojos bien cerrados de Kubrick. Lo malo es que en Sicario es contraproducente, su grandilocuencia anuncia tragedias que nunca tendrán lugar. Es una tormenta eléctrica que se proclama con truenos y rayos, pero no trae agua.

Kate Macer (Emily Blunt) es una agente del FBI reclutada por Matt Graver (Josh Brolin) para una misión de lucha contra el narcotráfico que nunca está bien clara y de la cual participa un extraño personaje de nombre Alejandro (Benicio del Toro). Sicario arranca con un muy buena escena que nos va a dejar en abstinencia durante la hora y media siguiente.

Lo que sí puede destacarse de Villeneuve es que huye de cualquier amague maniqueo con un mensaje claramente pesimista: no se puede ganar esta guerra, pero se puede incidir que no se desmadre.

Y también al formidable Benicio del Toro, que se había encargado de que nos olvidemos lo gran actor que es. Injustamente ninguneado por la Academia, le dice al personaje de Blunt que cuando se asusta parece una niña, y le tira:

Deberías irte a un pueblo pequeño, en algún lugar donde las leyes aún existan. No vas a sobrevivir aquí. No eres un lobo, y esta es una tierra de lobos ahora“.