Archivo de la categoría: Lejos de Hollywood

The wave

Imaginen vivir en un lugar paradisíaco. Una pequeña villa en las montañas a la orilla de un lago que no puede ser más azul. Ahora imaginen que la montaña tiene una fractura y puede caerse en cualquier momento, generando olas de varios cientos de metros de alto.

Bueno, de eso se trata de The wave, una película Roar Uthaug, un noruego a quien quizá alguien ubique por una película de terror de 2006: Cold Prey, sobre unos esquiadores que se quedan varados en un hotel en el medio de la nada y algo/alguien los empieza a asesinar.

De ese 2006 a este 2016 (en realidad La ola es de 2015) hay cambios notorios en el cine de Uthaug, como en el cine noruego, sobre todo en el abandono de amateurismo.

Algunos ejemplos, de los que hemos escrito en algún momento en SalónIndien, son El rey de la isla, El cazador de trollsIn order of dissapreance o Headhunters.

The wave está dentro de esos parámetros, es muy entretenida y aunque previsible, absolutamente disfrutable.

Anuncios

Zombies de ojos rasgados

Hasta los fanáticos de los zombies están repodridos de los zombies. Pero Train to Busan es un película que hay que ver. Porque además de mostrarnos como se desencadena una plaga que convierte a las personas en caminantes, incluye personajes que tienen una profundidad psicológica poco frecuente en este género.

Además es surcoreana y, como venimos diciendo, es el nuevo cine al que apostamos desde SalonIndien. Sí, somos fanáticos del cine que produce el sur capitalista de esa península asiática.

El eje del relato es la relación entre una pequeña y su padre, un frío hombre de negocios que apenas le habla. Durante ese viaje a Busan, donde está la madre de la pequeña, se desatará el apocalipsis y ese vínculo se reforzará.

Sang-ho Yeon, además, remarca permanentemente el tema del individualismo. Es decir, solos no nos salvamos compañeros, necesitamos los unos de los otros para sobrevivir.

El cine independiente marca el camino

Si el avance del otrora mal llamado género débil es imparable, en el cine independiente es arrollador. Se conoció hoy cuáles fueron las películas que no tienen detrás grandes estudios que las banquen y, vaya sorpresa, las cinco relatan historias que tienen a la mujer en un rol preponderante.

Las películas son: The Witch, Eye in the Sky, Hello, My Name is Doris, Love & Friendship y Hillary’s America: The Secret History of the Democratic Party.

La lista completa acá.

Goksung, la nueva joyita surcoreana

El cine surcoreano renació en los 90 luego de regímenes militares que se prolongaron durante cuatro décadas y vieron su final recién en 1987. El mercado internacional le dio la bienvenida en 2000, cuando el director Im Kwon-taek llevó a Cannes su obra ¡número 97! Chunhyang.

La explosión llegó poco después, con OldBoy, que arrasó con premio que se le cruzara, y le dio cierto renombre a Chan-wook Park.

Park no agarró lo primero que le ofrecieron con tal de trabajar en Hollywood. Recién en 2013 filmó con Mia Wasikowska, Nicole Kidman y Matthew Goode Stoker, que está bastante lejos de la calidad de la obra que le dio fama, pero tiene su sello personal.

Un caso similar es el de Joon Ho Bong, que obtuvo notoriedad mundial en 2006 con The host y, casualmente como Park con Stoker, en 2013 estrenó Snowpiercer. Con un reparto que incluye a Chris Evans, Kang-ho Song (el protagonista de su película sobre el monstruo que ataca Seúl), Ed Harris, John Hurt, Tilda Swinton, Jamie Bell, Ewen Bremner y Alison Pill, es, de todas formas, una obra de bajo perfil que no logró la repercusión merecida.

Esas dos películas (podríamos sumar la de Kim Jee-woon I saw the Devil de 2010) fueron las que llamaron la atención masiva sobre la península asiática desde ese renacimiento hasta hoy.

Goksung (Na Hong Jin, 2016) es un filme de suspenso que comienza con una serie de muertes extrañas que la policía deberá investigar. Mientras, se van sumando elementos sobrenaturales y condimentos de leyendas urbanas locales.

Al menos en principio, tiene algunas similitudes con The host y OldBoy. Más allá de la trama de cada una, narran un proceso de maduración de sus protagonistas. Si en la de Park el sentimiento que genera un cambio en el personaje es la venganza, en The host y en Goksung es el instinto paterno. Sólo ante el peligro de sus respectivas hijas, ambos personajes superarán un estado de abulia desesperante.