Gett: el divorcio de Viviane Amsalem

Viviane Amsalem (Ronit Elkabetz) está separada, pero quiere divorciarse, cortar cualquier tipo de vínculo que la una al tipo con el que contrajo matrimonio. Una cuestión que no requeriría de más que un mero trámite en buena parte del mundo, pero que no es tan simple de resolver en Israel. Ante la negativa de su marido quien decidirá si esta separación de hecho puede efectivizarse es un tribunal religioso. Y allí comienzan los problemas.

Los magistrados no entienden por qué quiere divorciarse. Preguntan: ¿su marido le pega?, ¿le falta el respeto?, ¿la mantiene? ¿entonces cuál es la razón para divorciarse?. Y la mandan a vivir de nuevo con Elisha (Simon Abkarian).

La cosa sigue sin funcionar. Su marido la quiere de vuelta en casa, pero no le habla. Se niega a presentarse a las audiencias, y el tribunal no resuelve, no puede obligarlo a aceptar el divorcio.

La eficacia de Gett -escrita y dirigida por los hermanos Ronit y Shlomi Elkabetz- es resultado de un buen guión y un manejo magistral de la tensión teniendo en cuenta que casi en su totalidad se desarrolla en una sala de audiencias.

Denuncia una justicia invadida y regida por preceptos religiosos, pero sin convertirse en panfleto, sino ubicándonos en el lugar de la cámara para convertirnos en imparciales observadores de los hechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s