Filth

FilthHay una razón por la cual nunca más supimos de Irving Welsh después de Transpotting. Nadie, absolutamente nadie, pudo trasladar a la pantalla -como lo hizo Danny Boyle- ese ritmo lindante a la locura que tienen sus obras.

La única referencia de Jon S. Baird es una película de injusta escasa trascendencia: Green Street Holligans, con un Elijah Wood que recién se había sacado a Frodo Bolsón de encima.

En Filth hay varios aciertos y el más evidente es James McAvoy en la piel de Bruce Robertson, un antihéroe de empatía imposible que vive un ida y vuelta constante entre realidad y fantasía producto de la droga, el alcohol y alguna metedura de pata tan grave como para que su mujer y su hija lo abandonen. Afortunadamente, nunca nos enteramos cual fue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s