El juego de las 7 diferencias

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Fundamentales en este tipo de películas resultan el guión y el histrionismo del protagonista, dado su protagonismo casi exclusivo: James Franco brilla por su verosimilitud y contrasta con la recopilación de expresiones exageradas de Ryan Reynolds.

2. 127 horas está basada en acontecimientos reales. Aron Ralston existe y escribió un libro (Between a Rock and a Hard Place) relatando su experiencia, adaptado para la pantalla grande por Simon Beaufoy y Danny Boyle. Enterrado es un cuento difícil de tragar.

3. Boyle ha demostrado ser un gran realizador en reiteradas oportunidades. El director de Buried, Rodrigo Cortés tiene como única referencia Concursante, película de 2007 con Leonardo Sbaraglia.

4. Poco logra transmitir Cortés sobre Paul Conroy, finalizada la cinta aún nada sabemos del protagonista. Todo lo contrario sucede con Ralston, con quien logramos cierta empatía a partir de los flashbacks y el proceso interno que vive durante su desgraciado accidente.

5. La banda de sonido de 127 hours es excelente.

6. El montaje de Enterrado busca deliberadamente contagiar al espectador de la sensación de encierro de Conroy, especula con que el vínculo se logre a partir de la identificación que logremos con el personaje. Sin embargo, pocas veces lo logra. 127 horas maneja mejor la sutileza.

7. La escena de la víbora en el trabajo de Cortés logra meterse en el podio del lugar común y la obviedad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s