Triángulo (Jerichow, 2008)

Siempre es bueno despegarse un poco del mainstream, en este caso para darse una vuelta por el cine alemán. Escrita y dirigida por Christian Petzold, uno de los más reconocidos realizadores germanos, Jerichow es el nombre del pueblo donde se desarrolla la historia (el título local es mucho menos sutil: Triángulo).

Se trata ni más ni menos que de un triángulo amoroso, pero nada más alejado de cursilerías o frases de amor baratas. Aquí no hay un proceso de seducción sino una tracción física mutua entre dos personas que sin mediar palabra comienzan una relación basada netamente en lo físico (al menos al comienzo, luego se profundiza sus elementos emocionales).

Un veterano de guerra desocupado (bajada de línea) conoce por casualidad a un comerciante alcohólico que le ofrece trabajo como chofer luego de perder su licencia por conducir borracho.

Su nuevo jefe está casado con una mujer muy atractiva con la que inicia este affaire. El problema es que ella es prácticamente una prisionera. Su marido se ha hecho cargo de sus deudas a cambio de la unión.

Los amantes deberán entonces decidir como liberarse del marido engañado y quedarse con su dinero. El cine yanqui hubiese resuelto esto en dos tomas. Afortunadamente el director es Petzold.

Sencilla, sin excesos, con un tranquilo pueblo rural pegado al océano como marco, es el tipo de películas en las cuales uno no pone ninguna expectativa respecto del final, pero lo terminan sorprendiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s