100% Raimi

Drag me to hellTiempo antes de su estreno, se hablaba de la nueva película de Sam Raimi como una reivindicación del género al que justamente este director tanto ha aportado. Y la verdad es que “Drag me to hell” no decepciona. Se trata de una historia sencilla pero efectiva, que asusta y entretiene, al estilo Raimi.

En alguna otra crítica hemos mencionado como la referencia a la actualidad es permanente en el cine. Me refiero a, por ejemplo, como hasta la caída del Muro para Hollywood los malos eran los soviéticos, y después de la torres ese papel pasó a ser exclusivo de los extremistas islámicos.

En el marco de una crisis internacional, de la cual buena parte de la población mundial ha hecho responsables a los corredores de bolsa y, sobretodo, a los prestamistas por dar a quienes no eran lo suficientemente solventes para devolver, el realizador hace de su personaje principal la ambiciosa empleada de un banco, desesperada por un ascenso que recibe una maldición de una gitana a la que van a rematarle su casa.

Lohman deberá evitar que la Lamia se lleve su alma.
Lohman deberá evitar que la Lamia se lleve su alma.

Y hete aquí lo sencillo de la trama. Un préstamo no otorgado, una maldición, un espíritu maligno que viene a llevarse el alma del personaje central, que, a su vez, intentará por todos los medios evitar ser arrastrado al infierno, tal como reza el título de la cinta.

Pero una historia sencilla condimentada por un buen director deja de serlo, no para ser más compleja, sino para cobrar intensidad y volverse más interesante. Otra muestra más de que la crónica de la historia, en muchas oportunidades supera en importancia a la historia per se.

Raimi vuelve de esta manera a sus orígenes, con este híbrido entre el horror y la comedia que es ambos y no es ninguno, un buen guión -responsabilidad también a cargo del director- y un ritmo adecuado, sin un montaje saturado de tomas, y sin una dependencia de los efectos especiales, que están, pero donde deben estar y en la dosis justa.

Hanush vs. Christine
Ganush vs. Christine.

Lo bueno de “Arrástrame al infierno” es que uno parece retroceder veinte años cuando la ve, ya no se hacen películas de este estilo, se intenta imitar, pero muy pocos logran lo que logra Raimi con su nuevo trabajo. ¿O han visto en alguna película estrenada en los últimos diez años una escena como la de la pelea entre la joven Christine (Alison Lohman), y la señora Ganush (Lorna Raver) en el estacionamiento del banco?

Gran película, cercana a la obra maestra, una fábula sobre la ambición con su propia moraleja. Ojalá Raimi se olvide de “El hombre araña” y nos regale más de estos trabajos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s