El cine pitagórico y magistral de Campanella

Villamil, Darín y Campanella

Los diarios españoles le dedican un par de páginas a “El secreto de sus ojos” y su buen paso por el festival de San Sebastián. En este caso, posteamos -después de varios días de vacaciones- un artículo de El Mundo destacando el cine de Campanella.

H2O. Esto es una fórmula. Más en concreto, la fórmula química del agua. a2 +b2 = c2. Esto es otra. La fórmula matemática del teorema de Pitágoras. ¿Y para qué sirven? Básicamente, para generalizar; para no perder el tiempo; para no ser el cateto del triángulo rectángulo. Esto último es un chiste (malo) pitagórico. Pues bien, el cine también se alimenta de fórmulas. Especialmente el llamado cine popular. Eso sí, conocer por encima la ecuación no vale. Para que funcione es necesario un perfecto y detallado conocimiento de cada variable.

El argentino Juan José Campanella lleva años demostrando una habilidad desusada en el manejo de las citadas fórmulas. Sus películas, especialmente ‘El mismo amor, la misma lluvia’ y ‘El hijo de la novia’, son artefactos perfectamente ensamblados en los que cada pieza funciona en el momento preciso.

Pues bien, lo ha vuelto a hacer. ‘El secreto de sus ojos’, la película que ha protagonizado la sección oficial del festival, es exactamente eso: la fórmula perfecta del cine emocional, quizá sentimental. Nada hay de original en ella; nada del incómodo trámite del estilo; nada, si se quiere, de moderno. Unos diálogos hilvanados con muchísima gracia; una trama en espiral que se agarra al estómago como la sensación de vértigo y un puñado de interpretaciones memorables ofrecen la definición precisa del trabajo de Campanella. ¿Se acuerdan de las comedias trágicas de Comencini, Monicelli, Vittorio de Sica o Dino Risi? Pues lo mismo, pero con acento argentino.

La película cuenta la historia de una búsqueda. Un jubilado de un juzgado penal decide recuperar un viejo crimen mal resuelto. El caso permanece clavado en lo más profundo de la memoria como un mal sueño. Detrás, una vida fracturada por el remordimiento; delante, nada. Y así, con las herramientas del más negro de los géneros, el director construye una simple historia de amor. Qué si no.

Campanella compone en verso rimado. A la antigua usanza, no deja cabo suelto. Lo que debe rimar en consonante lo hace repetando siempre la regla. El espectador no se pierde nunca. El soneto es lo que es: catorce versos endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos. No hay más. La precisión marca cada escena. No hay más acentos que los que exige el ritmo.

Pronto, entre la pantalla y el patio de butacas crece una suerte de identificación que devuelve al escenario de las mejores tragicomedias. Todas ellas clásicas. Lejos de Campanella la tentación del verso libre y más lejos aún la casi siempre cargante exigencia de la firma. Entre tanto cine en prosa que, justo es decirlo, no pasa de prosaico, lo de Campanella es aire puro. Y fresco, que da más gustito.

El cine popular responde a un patrón en el que el sentimiento se enseña sin pudor. Frente al empeño por vaciar el gesto de expresión, el realizador argentino no teme ocultar su vocación antimoderna por el sentimentalismo. Pero, cuidado, no se trata de un culebrón infectado de rutina. La diferencia la marca el sentido, el sentido del humor, que no es otra cosa que la única manifestación homologada de la inteligencia. El director invita al espectador a reír, a llorar, a emocionarse. Y lo hace siempre con el respeto debido. Cuestión de educación y, sobre todo, de gracia.

Y qué duda cabe, las interpretaciones ayudan. Ricardo Darín y el gran Guillermo Francella (Quijote de un lado; Sancho del otro) reconcilian con el arte del diálogo rápido, ocurrente, verborréico. La comedia italiana citada arriba no hubiera sido lo mismo sin actores de la talla de Totó, Sordi, Manfredi, Mastroianni o Tognazzi. Pues, y sin miedo a la exageración, otro tanto ‘El secreto de sus ojos’ es cine, decíamos, sentimental aplicado con el rigor de las fórmulas magistrales y antiguas. Sin complejos. Pitagórico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s